viernes, 10 de julio de 2015

New Horizons, a punto de arribar a Plutón


• El profesor de la UABCS Miguel Ángel Norzagaray habló en entrevista sobre este trascendental acto para la astronomía.

   Luego de 9 años de viaje, la misión espacial no tripulada “New Horizons” está a punto de arribar a Plutón el próximo 14 de julio, hecho sin precedentes en la historia del estudio del universo. Lo anterior sucederá si no se presentan más problemas, como el que ocurrió el pasado fin de semana, en el que, por algún motivo, la sonda espacial entró en modo seguro inhabilitando las funciones de toma de información. A causa de esto, el equipo encargado de la NASA comenzó inmediatamente la tarea de recuperación de datos, acción demasiado lenta porque cada orden tarda en llegar 9 horas hasta la sonda. Por fortuna, los técnicos lograron recuperar el modo normal de operación el pasado 7 de julio de 2015. Lo anterior fue expuesto en entrevista por el profesor de la UABCS Miguel Ángel Norzagaray, quien informó que, de seguir su viaje, el New Horizons no se quedaría a orbitar Plutón como otras sondas en otros planetas, sino que pasará de largo. Sin embargo, durante las pocas horas que dure la exploración la sonda obtendrá una gran cantidad de información que enviará a la Tierra, como imágenes claras del planeta, entre otras cosas. Seguramente en los próximos días este material se comenzará a compartir en redes sociales, blogs y noticieros de todo el mundo. Para el catedrático universitario, este es otro gran paso en la expansión del conocimiento científico del Sistema Solar. En la antigüedad, sólo se conocían los planetas de Mercurio hasta Saturno. Con la llegada de los telescopios, se descubrieron Urano (1781) y Neptuno (1846). Plutón sería descubierto hacia 1930, casi un siglo después que Neptuno. Luego de 76 años de considerar a Plutón como un planeta, su clasificación fue modificada y, ahora, es el prototipo de una nueva clase de cuerpos: “los planetas enanos”. Anteriormente, el asteroide Ceres ya había pasado por la misma suerte de Plutón, pues cuando se descubrió en 1801, se creyó que era un planeta entre las órbitas de Marte y Júpiter, aunque de tamaño muy pequeño (menos de 1000 km de diámetro). Permaneció en la lista de planetas cinco décadas, hasta que se comenzaron a descubrir otros objetos más pequeños, razón por la cual se le retiró el título de planeta para considerarlo el mayor de muchos asteroides que se concentran en esa región del espacio. Actualmente se le considera como un planeta enano. En el caso de Plutón, el profesor de la UABCS señala que, aunque estaba cada vez mejor posicionado en la cultura general, no era así entre la comunidad de astrónomos profesionales. La razón principal, indica, eran las diferencias con el resto de los planetas: “de Mercurio a Neptuno, todos tienen órbitas que no se cruzan, satélites relativamente pequeños (excepto la Tierra) y una órbita limpia de otros objetos menores”. Además, comenzaron a descubrirse otros objetos más lejanos, como Eris y Haumea, dando a conocer un conjunto mayor de objetos más allá de Neptuno. Estos motivos, así como la diferencia de Plutón con el resto de planetas y las similitudes con nuevos objetos, son las razones del porqué en 2006 se reunió la Unión Astronómica Internacional y formó una nueva clase de objetos en el sistema solar llamados planetas enanos. En esta categoría se incluyeron Ceres, Plutón (el prototipo), Eris, Haumea y Makemake. Sin embargo, aunque se haya creado esta nueva etiqueta y le hayan quitado a Plutón una que no le quedaba, Miguel Norzagaray pone énfasis en que el universo no cambió. De allí la trascendencia de la misión del New Horizons con destino a Plutón, único planeta (a la fecha del lanzamiento) que no había sido visitado por ninguna sonda y del que no se tiene información ni imágenes nítidas como del resto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario