lunes, 29 de junio de 2015

Hoy más que nunca debemos proteger a la vaquita marina, en grave peligro de desaparecer


La vaquita marina es una marsopa, pariente de los delfines, que se constituye como uno de los cetáceos más pequeños que existen en el mundo. Es una especie endémica de México, es decir, que sólo vive en nuestro país, particularmente en el alto Golfo de California. Al llegar a la edad adulta mide entre 1.30 y 1.40 metros. Desafortunadamente, estos curiosos especímenes se encuentran en grave peligro de extinción. Una de las causas es que tiene la mala fortuna de vivir en la misma área donde habita el pez llamado Totoaba, que es de gran interés pesquero. El problema para la vaquita es que queda atrapada en las redes con que se extrae dicho pez, situación que ha mermado significativamente su población. Para el año 2000 se estimaba que existía una población de 700 individuos de esta marsopa. Sin embargo, hace un año y medio se contabilizaron únicamente 100. Actualmente se cree que su población debe rondar los 50 ejemplares, cifra verdaderamente alarmante que pone en riesgo su recuperación. En entrevista, el Dr. Jorge Urbán Ramírez, profesor-investigador de la UABCS y miembro del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita, informó que esta situación ha llevado al gobierno mexicano a implementar una serie de medidas de carácter urgente. El pasado mes de febrero, el Presidente Enrique Peña Nieto decretó la prohibición de toda la pesca en el alto Golfo de California, lo que significa que los pescadores tienen que buscar otra alternativa para vivir. A quienes cumplan con estas disposiciones el gobierno los apoyará económicamente y con otro tipo de actividades. “Formo parte de la comisión que asesora al Presidente para la recuperación de la vaquita. En diferentes sesiones discutimos cuáles deberían ser las medidas últimas para hacer el intento de la recuperación y una de ellas fue prohibir la pesca en la zona”, declaró el investigador. Asimismo, se pretende atender otro problema paralelo de gran importancia: la pesca ilegal. Para ello, la Secretaría de Marina en el Alto Golfo de California mantiene una vigilancia intensa para evitar esta actividad que afecta directamente a la vaquita marina. Aunque es difícil decir cuáles son las posibilidades de que se recupere la especie, el catedrático universitario considera que, si se siguen estrictamente las leyes promulgadas, existen muchas posibilidades. Por ejemplo, dijo, el lobo mexicano se está recuperando a partir de 6 ó 7 ejemplares que se reintrodujeron al campo. Notificó que para fin de año, aproximadamente en octubre o noviembre, se planea hacer otra prospección en todo el Golfo para hacer una estimación más actual de cuántas vaquitas hay. Una vez que se tengan los resultados el Comité se reunirá para evaluar la situación. Por otro lado, puso énfasis en que dentro del Programa de Investigación de Mamíferos Marinos de la UABCS hay una gran diversidad de trabajos, en las que participan estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado con proyectos que van desde el estudio de abundancia y diversidad de grandes ballenas como la gris y la jorobada, hasta tesis relacionadas con reproducción, alimentación o conservación. “Como Universidad formamos parte en la discusión de las alternativas de recuperación de especies. En el caso de la vaquita marina es fundamental que no se pierda el ánimo y que se mantenga el interés implementando bien las acciones. Es prioritario que el gobierno, las organizaciones no gubernamentales e instituciones de investigación nos coordinemos para tomar acuerdos en la materia. Creo que para México sería un gran triunfo demostrarle al mundo que pudo conservar y salvar a esta singular especie”, concluyó el Dr. Jorge Urbán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario