sábado, 2 de mayo de 2015

NARCOTERRORISMO

En el 2012 el PRI y sus candidatos nos vendieron la idea de que ellos SÍ sabían cómo combatir al crimen organizado, y criticaban fuertemente la estrategia del entonces presidente Felipe Calderón. Decían que hacía más falta INTELIGENCIA que operativos frontales contra las bandas del crimen organizado. Al inicio del mandato del presidente Peña Nieto se dieron golpes espectaculares como la detención del capo más legendario del cártel de Sinaloa, Joaquin el "Chapo Guzmán" y recientemente el de la "Tuta". Pero también es cierto, que en su lugar quedaron capos más jóvenes y más violentos y sanguinarios como lo son el llamado "Chapo" Isidro, el mini Lic. (los Dámaso), el Mencho, del cártel Jalisco nueva generación, que como su nombre lo dice, es una nueva generación de narcotraficantes más propensos a la violencia extrema y el narcoterrorismo en contra del estado. En pocas palabras, salió más caro el remedio que la enfermedad. Creyeron que cortando algunas cabezas acabarían con el poder del NARCO, pero eso solo hizo que el resto del cuerpo diera violentos coletazos para que inmediatamente le surjan nuevas cabecillas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario