miércoles, 29 de abril de 2015

EN CORTO...


¿Quién pagó la encuesta que otorgó ventaja al candidato panista a la gubernatura?, ¿son cómplices las autoridades electorales de una probable irregularidad en el desvío de recursos públicos?

 Por Carlos González Muñoz

 Explotó la bomba: Ahora se sabe que quien patrocinó la encuesta de Consultora Mitofsky publicada en diferentes medios locales el pasado 8 de abril, y que le daba una amplísima ventaja al candidato panista a la gubernatura, NO EXISTE, así de sencillo. La supuesta Asociación de Empresas de Seguridad Privada de BCS, A.C., persona moral que ordenó la encuesta, es una organización que no existe y que carece de reconocimiento legal, domicilio y todo lo que caracterizaría a una asociación civil. Ni siquiera aparece en el directorio telefónico, tampoco en internet y no han oído hablar de ella quienes se dedican a esa actividad. Y también ahora se supo que la factura respectiva no fue expedida a nombre de la persona moral que ordenó la encuesta sino a nombre de una persona física quien pagó el costo de la misma (una suma superior a los 300 mil pesos) y que lo hizo en una sola exhibición. Sin embargo en la factura respectiva se omite especificar el método de pago, es decir, si fue con un cheque, o bien con efectivo, omisión que la ley contempla como grave. El pasado lunes 28 de abril, en una acalorada reunión del Instituto Electoral Estatal en la que el representante del PAN pidió en varias ocasiones que se le retirara el uso de la voz a Adrián Chávez, representante de MORENA, como si ya supiera de lo que iba a hablar el morenista, este último alzó la voz para hacerse escuchar e hizo la denuncia de los hechos aquí descritos. Solicitó una investigación a fondo que permita conocer si se trata de un delito que pretende eludir la ley y cuyo objetivo sería evitar que el costo de la encuesta publicada el 8 de abril se le incluya al PAN y a su candidato a gobernador en sus gastos de campaña, advirtiendo Chávez que podría estarse encubriendo un desvió de recursos públicos por parte de la actual administración gubernamental panista, dinero público dirigido a promover a candidatos de su partido a través de un tercero…que no existe. La denuncia del representante de MORENA pone al descubierto una conducta que de comprobarse fehacientemente –aunque ya está muy avanzada la investigación realizada por ciudadanos de a pie interesados en combatir la corrupción-, envilece a la política, sin duda, y revelaría a uno de los políticos más publicitados actualmente, al candidato del PAN a la gubernatura, como una persona de doble moral carente de ética, que a pesar de la propaganda y recursos derrochados en promover y arropar su figura, en nada se diferencia de los demás políticos de quienes dice distanciarse. Pero el estallido de la bomba también roza a las autoridades electorales quienes son, por ley, las encargadas de darle certidumbre y confiabilidad a los procesos electorales, base de nuestro sistema político: Desde el pasado 13 de abril Consultora Mitofsky entregó al INE y al IEE toda la información de la encuesta respectiva y estas dos instituciones jamás, hasta ahora que lo hizo MORENA, se percataron de las contradicciones y mentiras evidentes en la documentación recibida. Nunca se dieron a la tarea de comprobar los datos del patrocinador de una encuesta cuyo efecto político –este si evidente- fue el de promover al candidato del PAN, lanzándolo hasta las estrellas, publicidad que convierte de facto en inequitativo al actual proceso, y lo contamina irremediablemente pues la autoridad nunca fue al domicilio declarado; tampoco se le ocurrió investigar porque le factura fue expedida a nombre de una persona física y no de la persona moral que la solicitó. Tampoco que se omitiera la forma de pago. Nada le llamó la atención. Estaríamos ante un hecho no sólo vergonzoso sino delictivo y urge responder a cuatro preguntas, por lo menos: ¿quién verdaderamente solicitó la encuesta?, ¿quién la pagó y cuál fue el método utilizado? , ¿Tendrán las autoridades electorales el interés suficiente para ir a fondo del asunto y entregar a tiempo una investigación que repare el daño infringido al actual proceso electoral? Por último, ¿tenemos autoridad electoral? ¿De quiénes habrán aprendido los panistas a ser tan cochis?, ¿y las autoridades tan sumisas al poder en turno?

No hay comentarios:

Publicar un comentario